VENEZUELA, AHORA O NUNCA:

 Joaquin Pérez Rodríguez

billete de 100jpeg

VENEZUELA, AHORA O NUNCA.

Joaquin Pérez Rodríguez

La situación venezolana empeora por segundos, pero lo más grave es que la gente no cae en la cuenta de la gravedad de la situación, ni sabe qué hacer. Tampoco se ha dado una respuesta coordinada por parte de la oposición, ni por parte de los miembros de la Asamblea Nacional. Mientras tanto el Gobierno sigue apretando la tuerca.

Si vemos con frialdad, el plan de Maduro y sus secuaces es claro. Han retirado de la circulación el billete más práctico, el único usable en esa realidad de inflación galopante y sin la existencia de billetes de mayor denominación que nunca llegan. Las autoridades han obligado a la gente a depositar el circulante en el sistema bancario. De hecho ya esto se está implementando por las limitaciones que los bancos ponen a los clientes para sacar dinero o hacer trasferencias. Pero de ahora en adelante será el Gobierno el que imponga las condiciones creando lo que los argentinos llamaron “el corralito” y que consiste en impedir que la gente pueda sacar su propio dinero. Una vez establecido el corralito, la banca tendrá que ser nacionalizada porque dejará de ser negocio.

Aduciendo que las medidas monetarias se han tomado por defensa del bolívar, las fronteras se han cerrado.

La apertura arbitraria de esa fronteras, para que las personas puedan comprar algo de comida y medicinas en Colombia o Brasil, no tendrá sentido, porque los comerciantes colombianos o brasileños no querrán aceptar bolívares, porque no tendrán como cambiarlos.

Saqueos

La desesperación del mundo no chavista se irá agravando. Y el mundo chavista de a pie comenzará a sufrir también, porque los CLAPS serán saqueados y no habrá comida, ni medicinas.

Ante esto la gente, desesperada, se lanzará a saquear y este problema agravará y complicará más la situación de abastecimiento porque las cadenas de distribución, como los comercios y tienditas, serán saqueadas y dejarán de existir.

ramon-pinango2

La gente no tendrá como comprar comida al no tener dinero, ni encontrará dónde se consiguen los bienes esenciales. Como bien dice Ramón Piñango: “las explosiones sociales son fenómenos tumultuarios, no son racionales, ni justos”

Diosdado

En ese momento, el Gobierno, como ya lo anunció Diosdado Cabello, lanzará un regalito navideño: la disolución de la Asamblea Nacional y la detención de los opositores.El respetado analista internacional, muy al tanto de la situación venezolana, Carlos Alberto Montaner, ha llamado a esto el “salto hacia adelante”. Lo que típicamente hacen los sistemas comunistas cuando se ven acorralados. Y parte del regalo navideño será el anuncio de la República Socialista de Venezuela. Como cuando Fidel Castro anunció lo mismo para Cuba en el momento que estaba sucediendo la invasión de Bahía de Cochinos.

invasion
cuba y rusia
Los venezolanos tratarán de escapar del manicomio, pero ya será tarde. No habrá vuelos, ni dinero para pagar los pasajes, ni permisos para viajar por estar las fronteras cerradas por orden oficial.Esto que he descrito no es una elucubración de una noche de pesadillas. Desgraciadamente ya está aqui. La oposición debe tener en cuenta que ese será el panorama dentro de unos días y que no pueden dejar que la situación les pase por arriba.Primeramente hay que crear de inmediato un sistema de clandestinaje que proteja a los perseguidos del Gobierno. Nadie debe ser detenido porque, en un sistema comunista, un preso es menos que un muerto. La Asamblea debe seguir actuando asi sea de manera clandestina. Reuniéndose en otros lugares o por Skype.En paralelo, deben agilizarse los preparativos para una huelga general, que sea la madre de las huelgas generales. Sin luz, sin transporte, sin bancos. Hay que parar todo. Y lo que no se pare, hay que pararlo. Es el momento estratégico de jugarse el todo por el todo, el 80% de la población, de acuerdo a encuestas serias, está contra Maduro y apoyará esa medida extrema. No hay mañana.Los miembros decentes de la Fuerza Armada deben saber que si no actúan en este momento, serán purgados. Ahora es el momento de arriesgarse, después no se podrá.Si el Gobierno logra superar este momento, se acabó Venezuela.