Un civil y dos policías heridos en un tiroteo en una sinagoga de Copenhague

AGENCIAS  abc_es / MADRID

 El suceso se ha producido en las inmediaciones del centro judío

La Policía danesa mantiene acordonado el centro de Copenhague en busca del autor de un tiroteo pasada la medianoche de hoy junto a una sinagoga y en el que tres personas resultaron heridas, una de ellas en la cabeza.

La céntrica estación de metro y de tren de Nørreport, una de las principales arterias de la capital, ha sido evacuada por la Policía, mientras un helicóptero sobrevuela el centro de la ciudad.

“En el tiroteo una persona recibió un disparo en la cabeza y dos agentes de policía recibieron respectivamente disparos en el brazo y la pierna”, informó en un comunicado la Policía, que busca a un individuo que huyó a pie del lugar y llevaba pantalones y zapatos negros y una chaqueta a cuadros de varios colores.

La Policía señaló que es “demasiado pronto” para determinar si este tiroteo está relacionado con el episodio ocurrido horas antes en un centro cultural de Copenhague donde se celebraba un debate sobre la blasfemia y la libertad de expresión y en el que murió un civil y tres policías fueron heridos leves.

// <![CDATA[
try {
var publiNoticias = window['publiNoticias_'+objectPublishId]
if (publiNoticias!=undefined && publiNoticias) {
document.write('

‘);
publiMJX(‘cintillo_noticias470x50’,1);
document.write(‘

‘);
}
}
catch(err){}
// ]]>

Este episodio ha sido calificado de atentado terrorista por las autoridades, de ahí que fuera elevado al máximo la alerta en Copenhague, aunque no está confirmado que el objetivo fuera el artista sueco Lars Vilks, presente en la sala al igual que el embajador de Francia en Dinamarca.

Vilks vive con protección policial por las amenazas de grupos islámicos tras dibujar a Mahoma como un perro en un diario en 2007.

La Policía busca a un individuo, de quien se han difundido tres fotos captadas por una cámara de seguridad: un hombre “de rasgos árabes” de entre 25 y 30 años, que llevaba cubierta la parte inferior de la cara y portaba un arma automática.

En este atentado, en el que se dispararon según testimonios presenciales entre 30 y 40 tiros, resultó muerto un civil de unos 40 años y heridos de levedad tres agentes, dos de ellos de los servicios de inteligencia.

El coche usado en la huida fue encontrado a unos tres kilómetros del centro cultural, aunque no han sido localizadas las armas.