Leopoldo López: un preso costoso para Maduro

MIAMI.- El encarcelamiento de Leopoldo López, el dudoso proceso judicial que se le sigue, las condiciones de su prisión y su obvia calidad de preso político, se han convertido en un problema para el régimen venezolano, tanto interna como internacionalmente

INFORME OTÁLVORA |
<!–

–>

Leopoldo López: un preso costoso para Maduro

MIAMI.- EDGAR C. OTÁLVORA

Analista
@ecotalvora

El lunes 26ENE15, Juan Manuel Santos y su canciller María Ángel Holguín se encontraban en París. El presidente colombiano realizaba un periplo en procura de apoyo político y financiero para lo que él califica como el posconflicto en Colombia. En medio de su apretada agenda parisina, Santos debió ocuparse del tema “Venezuela”. Desde Bogotá llegaban reportes sobre un incidente ocurrido el día anterior a las puertas de una cárcel militar venezolana, en el cual se vio involucrado el exmandatario colombiano Andrés Pastrana Arango. Una fotografía, que rápidamente circuló a nivel mundial, mostraba a Pastrana sujetado por un militar, en lo que se interpretó como un acto de fuerza  contra el expresidente quien junto a su colega chileno Sebastián Piñera intentaba visitar a Leopoldo López.

Pese a la fuerte polarización que vive Colombia, el Palacio de Nariño comenzó a recibir mensajes de importantes figuras que coincidían en exigir que Santos se pronunciara en respaldo a Pastrana, quien pese a su condición de opositor es, en primer lugar, un expresidente de Colombia. Una fuente diplomática colombiana comentó a este Informe que “la presión sobre el Gobierno fue muy alta”. La canciller Holguín se comunicó con su equipo en Bogotá y desde París dictó las frases que deberían convertirse en declaración oficial del Gobierno de Colombia sobre los hechos acontecidos en Ramo Verde. Pero aquel comunicado, además de rechazar los “señalamientos y calificativos” del Gobierno Maduro contra Pastrana y exigir para él un “trato digno”, incluyó una frase que cambió el tono de las relaciones entre ambos Gobiernos. “Esperamos que Leopoldo López recupere su libertad lo antes posible”, decía el texto oficial colombiano que rompió con la línea de Santos para evitar fricciones con el régimen venezolano dado su papel inicial en las negociaciones con las FARC. El pronunciamiento colombiano trajo una ráfaga de reacciones de la cancillería venezolana y del propio Maduro, primero contra la canciller Holguín y luego directamente contra Santos. “Lamentamos que la cancillería colombiana avale posiciones contra la democracia venezolana y el Gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro, lo que constituye un retroceso peligroso en las relaciones bilaterales” decía un comunicado de la cancillería venezolana, en el cual además calificaban a López como “un procesado de la Justicia nacional, quien abiertamente ha cometido delitos graves contra los derechos humanos y llama públicamente al derrocamiento del Gobierno legítimo de Venezuela”.

Dos días después, Santos y Maduro coincidieron en Belén, Costa Rica, con motivo de la cumbre de la CELAC. Fotografías distribuidas por Venezuela mostraban un sonriente encuentro entre Santos, Maduro y su omnipresente esposa CiIia Flores, que parecía señalar una rápida distención, lo cual está lejos de la tensa realidad que viven ambos Gobiernos. De hecho, el embajador de Venezuela en Colombia Iván Rincón no está en Bogotá y la embajada está en manos de un encargado de negocios. El Gobierno de Colombia, por su parte, no ha enviado aún a Caracas a su nuevo Embajador, Ricardo Lozano, en espera de que las aguas se tranquilicen.

*****

El encarcelamiento de Leopoldo López, el dudoso proceso judicial que se le sigue, las condiciones de su prisión y su obvia calidad de preso político, se han convertido en un problema para el régimen venezolano, tanto interna como internacionalmente. Al punto que hasta un renuente Santos se ha pronunciado. La esposa de López, Lilian Tintori Parra, se ha convertido en una figura conocida a nivel mundial a raíz de la campaña por la libertad de su marido. Un listado de personalidades extranjeras quienes han mostrado su respaldo a la causa de la libertad de López incluye al papa Francisco, Barack Obama y su vicepresidente Joe Biden, Mariano Rajoy, los expresidentes Óscar Arias, Fernando Henrique Cardoso, Felipe González, José María Aznar, Ricardo Lagos, Sebastián Pinera, Alejandro Toledo, Andrés Pastrana Arango, Álvaro Uribe Vélez, Luis Alberto La Calle, Felipe Calderón, Jorge Quiroga, Osvaldo Hurtado  y Romano Prodi. Incluso un socio político de Maduro, el presidente uruguayo José Mujica, dijo el 16DIC14 que “en términos genéricos le he pedido [a Maduro] un trato muy preferencial hacia los prisioneros de carácter político, que es una desgracia que tenga que tener’’.

*****

El régimen venezolano sostiene que López no es un preso político. Tras un pronunciamiento público de Obama el 23SEP14 pidiendo la libertad de López, la fiscal General venezolana, Luisa Ortega Díaz, declaró que en el país no existen presos de “orden político” asegurando que los detenidos durante las protestas del primer semestre de 2014 son procesados por cometer crímenes “cuyas características son eminentemente de delitos comunes”. Los esfuerzos de Ortega, quien es funcionalmente parte del régimen venezolano, pierden fuerza internacionalmente, ya que el propio Gobierno (como lo señala el comunicado de la cancillería contra Colombia) insiste en mostrar a López y a su partido como parte de planes desestabilizadores, recurrentemente denunciados por Maduro, que ha hecho que varios dirigentes del partido de López, Voluntad Popular, debieron salir al exilio.

*****

La detención y enjuiciamiento de López, así como el desaforamiento de María Corina Machado en marzo del 2014 buscaban neutralizar a estos dirigentes opositores. Pero ambos hechos son vistos, dentro del chavismo radical, como graves errores políticos del Gobierno Maduro. López, quien ya cuenta con una historia personal de dos décadas con triunfos electorales, persecuciones y cárcel, está creciendo políticamente mientras permanece en la cárcel. Esa perspectiva, desde las filas de quienes se sienten herederos y defensores del pensamiento de Chávez, no pareciera alejada de la realidad. Resultados de levantamientos de opinión realizados en los últimos tres meses, a los cuales este Informe ha tenido acceso, muestran a López como el principal referente de la oposición venezolana, compitiendo espacio con Henrique Capriles Radonski. Ambos se posicionan como los líderes de la oposición, sea lo que esto represente.