“La prohibición de Trump es un regalo a los extremistas”

Medhi Radgoudarzi habla con su abogado tras ser retenido durante 5 horas en el aeropuerto de San Francisco tras llegar desde Teherán. REUTERS

EL MUNDO reúne el testimonio de musulmanes afectados por el veto de TrumpLa Justicia de EEUU paraliza las deportaciones

Guía para entender la orden de Trump

FRANCISCO CARRIÓNEl Cairo

La orden de Donald Trump de cerrar las puertas de Estados Unidos a los ciudadanos de Irak, Libia, Irán, Siria, Somalia, Sudán y Yemen ha provocado un auténtico terremoto a lo largo y ancho de Oriente Próximo, una tierra en llamas donde la historia reciente ha alimentado recelos e incomprensión.

“Es una decisión catastrófica. Nuestras vidas están en peligro y necesitamos salir de este país”, lamenta Ali Salah desde la castigada Bagdad en conversación con EL MUNDO. Ali es uno de los miles de iraquíes que buscan desesperadamente poner tierra de por medio con un país arrasado por la violencia sectaria y las embestidas del autodenominado Estado Islámico que florecieron desde la invasión estadounidense en 2003.Desde el sábado, la orden ejecutiva dictada por el flamante presidente cuelga de la Embajada estadounidense en Bagdad y el consulado en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí donde cientos de miles de almas han hallado refugio huyendo de los territorios bajo yugo de los yihadistas. “El procedimiento para el visado de iraquíes, iraníes y sirios ha sido suspendido de manera inmediata hasta nuevo aviso”, reza el comunicado publicado en las legaciones diplomáticas.

“Si es un ciudadano o tiene la doble nacionalidad de alguno de estos países por favor no solicite una cita ni pague el trámite de visado en estos momentos. (…) Si ya tenía una cita programada, no acuda. No podemos realizar la entrevista”, suplica una circular que ha provocado una airada reacción en las redes sociales por parte de quienes ya habían iniciado un azaroso proceso que puede durar años.”Es una decisión muy injusta que está afectando incluso a compatriotas que tienen concedida la ‘Green Card’ y que no pueden regresar a Estados Unidos”, admite Sami, un yemení residente en El Cairo, en declaraciones a este diario. “Entre las víctimas, hay estudiantes que preparaban sus tesis doctorales en Estados Unidos”, desliza el joven. Oleada de indignaciónLa medida -que incluye la prohibición de entrada en EEUU durante 90 días y la cancelación de todos los visados de refugiado político para las personas de origen sirio- ha provocado una oleada de indignación en una zona donde los conflictos han dejado una legión de refugiados y desplazados.

En la prensa árabe no ha pasado desapercibido que la orden no afecte a todos los países musulmanes de Oriente Próximo. Del veto se han salvado Egipto, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Turquía, países en los que las compañías de Trump tienen negocios o se hallan a la caza de suculentos acuerdos.En mitad del caos de las últimas horas, aeropuertos como el de El Cairo sufren ya las consecuencias. Las compañías que operan en la capital egipcia han recibido la orden de impedir que suban a bordo los ciudadanos con visado para EEUU de los siete países musulmanes incluidos en el veto. Este sábado una familia iraquí de cinco miembros y un yemení residente en Egipto fueron las primeras víctimas de la medida.”Es muy preocupante. Ni siquiera sabemos si estamos ante el principio de una