El nuevo partido independentista de Hong Kong que tiene enfurecida a China

Redacción  BBC Mundo

El movimiento independentista está tomando fuerza entre los estudiantes de Hong Kong, aunque sigue siendo minoritario, dicen los expertos.
Rechaza la Ley Básica -lo más parecido a una Constitución que hay en Hong Kong-, tacha al gobierno actual de “colonial” y reclama la creación de una república independiente.

Esas son las bases del Partido Nacional de Hong Kong (HKNP, por sus siglas en inglés), la primera formación política en la historia fundada con el único objetivo de lograr la independencia de China para la pequeña región y cuya creación se anunció el pasado lunes.
Lo comunicó en conferencia de prensa su fundador, Chan Ho-tin.
Chan fue uno de los activistas más destacados del movimiento de desobediencia civil “Occupy Central with Love and Peace” (Ocupa Central con Paz y Amor) detrás de las masivas movilizaciones de 2014 en Hong Kong.
Con las protestas Occupy Central pretendía presionar al gobierno de China para que pusiera en marcha una reforma política y garantizara elecciones democráticas que cumplieran normas internacionales, después de que este emitiera una resolución que limitaba quién podía presentarse como candidato en los comicios de 2017.
“Occupy Central”, los manifestantes de Hong Kong que tensan las relaciones con China
“Ahora organizar marchas y gritar eslóganes es obviamente inservible”, reconoció Chan ante los medios el lunes, en el distrito Tuen Mun.
“Abogamos por que la independencia de Hong Kong es la única vía para la gente de Hong Kong”, explicó.

El fundador del HKNP es Chan Ho-tin, un activista que participó en las protestas de 2014.
“Creemos firmemente que la independencia es la única manera para que los habitantes de Hong Kong rompan con la opresión de China”, repitió.
Para lograr ese objetivo, Chan ha anunciado que se valdrá de “cualquier medio que sea efectivo”.
Así, “en relación al uso de la violencia, lo apoyaremos si es efectivo para hacernos oír”, aclaró en la rueda de prensa.
Aunque por el momento ha anunciado que su partido presentará un candidato a las elecciones del Consejo Ejecutivo -órgano formado por asesores del jefe ejecutivo y que sirve como organismo normativo central de Hong Kong- y que se coordinará con otros movimientos que defienden una mayor autonomía para la región.


Estatus único
El estatus de Hong Kong -que estuvo bajo soberanía británica hasta 1997- es único en China y su relación política es compleja.
Lo más parecido a una Constitución que tiene la región es la Ley Básica, creada en 1977 y que estipula que el territorio tendrá derecho a desarrollar su propio sistema democrático.
Esa norma tiene validez hasta 2047.

Hong Kong es una región especial dentro de China y tiene un sistema administrativo y judicial independiente.
Para que pudiera ser aplicada en esta región gobernada por China, se ideó el principio de “un país, dos sistemas”.
Y por él se rige hoy la Región Administrativa Especial de Hong Kong.
Consiste en la convivencia de dos sistemas económicos diferentes: el comunista de Pekín y el capitalista de Hong Kong, gobernados por la misma política comunista.
Además, la región mantiene un sistema administrativo y judicial independiente, e incluso su propio sistema de aduanas y fronteras externas.
Su sistema legal está basado en el de Reino Unido, y la Ley Básica garantiza una serie de derechos y libertades que serían impensables en el resto de China, como el derecho a la libre asociación.

No todas las libertades están garantizadas.
Sin embargo, cualquier crítica al gobierno central de China es silenciada.
El misterio de los 5 vendedores de libros desaparecidos en Hong Kong
Por ello, el recién fundado Partido Nacional de Hong Kong considera que el actual es “un gobierno colonialista” y que sus habitantes viven “oprimidos por el comunismo chino”.
“Ola de localismo”
Existen otros grupos que piden mayor autonomía para la región y que incluso exigen la autodeterminación, como Scholarism, un movimiento fundado también por otro activista de las protestas de 2014, Joshua Wong.

El partido Scholarism de Joshua Wong (en la imagen) pide la autodeterminación.
“Pero el HKNPes el único que ha alzado la bandera de la independencia, de forma tan clara y explícita”, aclara Temtsel Hao, del servicio chino de la BBC.
Los medios locales describen como “ola de localismo” la aparición de estos grupos en el espectro político.
“Son movimientos que están surgiendo en el seno estudiantil, sobre todo debido al desencanto de los jóvenes”, explica Temtsel Hao.
“Reivindican las diferencias culturales con respecto a China, rechazan el régimen comunista y abogan por la defensa de los derechos humanos”.
De hecho, Chan anunció que fundó el partido gracias a las donaciones de sus más de 50 miembros activos, la mayoría de ellos estudiantes universitarios y jóvenes activistas.
“Sin embargo, su movimiento es minoritario y no refleja el sentir político general de Hong Kong”, aclara el periodista de la BBC.

Edward Leung se ha mostrado dispuesto a cooperar con Chan.
Por el momento, el líder del movimiento proautonomía Hong Kong Indigenous, Edward Leung, se ha mostrado dispuesto a cooperar con Chan “de forma estrecha”.
Otros han preferido mantener la distancia, como Cyd Ho Sau-lan, del Partido Laborista.
“Independientemente de que aboguen por la independencia o no, (la cooperación entre su partido y el HKNP) dependerá de su plan de trabajo”, dijo.
Sin embargo, los partidos prochinos ya han rechazado cualquier colaboración.
Oposición de China
“La independencia destruirá la ciudad. Nunca será aceptada por el gobierno central ni por el público”, anunció ya Ip Kwok-him, recién nombrado miembro del Consejo Executivo y representante del principal partido afín a Pekín, la Alianza Democrática para la Mejora (DAB, por sus siglas en inglés).

El gobierno de la región semiautónoma ya ha mostrado su rechazo al partido.
De hecho, el Consejo de Estado de la Oficina de Asuntos para Hong Kong y Macao -el organismo de Pekín a cargo de los asuntos de ambas regiones especiales- ya condenó la creación del partido, argumentando que supone “una grave violación” de la Ley Básica y “una amenaza para la seguridad nacional”.
“La fundación de un partido a favor de la independencia por parte de un grupo extremadamente pequeño de gente en Hong Kong ha dañado la soberanía del país (China) y su seguridad, y al mismo tiempo ha puesto en peligro la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong”, dice la declaración escrita que la oficina hizo llegar a la agencia de noticias Xinhua.
“Los chinos nacionales se oponen firmemente a él (al HKNP), incluidos los siete millones de habitantes de Hong Kong”, añade.
“Es también una grave violación de la Constitución del país, de la Ley Básica de Hong Kong y de todas las leyes relevantes existentes”.
Y es que el primer artículo de esa Constitución especial señala que la región es “una parte inalienable de China”.
La oficina informó, además, que el gobierno de la región administrativa especial ya rechazó el registro del partido.
“Es una acción adecuada”, señaló.

Los líderes de las protestas de 2014 están detrás de los movimientos “localistas”.
Para poder establecerse de forma legal, los partidos políticos deben registrarse como sociedades limitadas en Hong Kong.
Y Chan confirmó que cuando trató de inscribir el suyo en el registro de empresas, su aplicación fue rechazada.
“Es ridículo que se acuse a los ciudadanos de violar la Constitución”, reclamó el HKNP el miércoles en una declaración enviada a los medios y colgada en su página de Facebook.
“La Ley Básica aún no ha sido reconocida por la gente de Hong Kong y no tiene que ver con Hong Kong”.