de: Unapetrol y Gente del Petróleo

  informacion importante 

 Estimados Compañeros:

El pasado 15 de noviembre de 2013 se introdujo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una solicitud de Medidas Cautelares en favor de los trabajadores de PDVSA despedidos de manera masiva e ilegal, entre diciembre de 2002 y junio de 2003. Próximamente, esta acción tendrá la consecuente conexidad procesal con el envío a la CIDH de la debida argumentación para la Denuncia  Formal por la violación de derechos humanos y laborales, entre otros.

Hemos acudido a esta instancia Interamericana después de haber agotado el fuero interno, inclusive ante el máximo tribunal judicial del país, luego de que todas nuestras acciones fueron declaradas sin lugar. Así mismo, después de las gestiones realizadas ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la reiterada negativa del gobierno de aceptar las recomendaciones de esta organización. Igualmente tomamos en cuenta  que la CIDH  manifestó en sus informes de 2003 y 2009, su especial preocupación por los despidos masivos de los trabajadores petroleros. 

Se exploraron distintas opciones para continuar con el objetivo primordial de obtener justicia para todos nosotros y se analizaron varias alternativas con base a las limitaciones reales, principalmente la económica y, en segundo término, la necesaria organización para la acción que se emprendiera. Es cierto que realizar una acción colectiva de esta magnitud es un asunto muy complejo, como también lo es coordinar de forma efectiva y eficaz, la participación y toma de decisiones. De igual manera era de suma importancia contar con quienes estuviesen dispuestos a darnos el soporte legal, el apoyo económico inicial y correr los riesgos de enfrentarse a un Estado totalitario y con recursos. Finalmente encontramos un camino para hacer  esta propuesta una realidad.

Esta iniciativa solo pretende la comprobación de los despidos ilegales e ilegítimos y el reconocimiento de los haberes e indemnizaciones a que hubiere lugar para todos los compañeros de PDVSA.

Siguiendo la estrategia legal convenida, se realizaron los acuerdos que hicieran las actuaciones dentro del marco más transparente posible, siempre en beneficio colectivo y para poder cumplir con los requisitos de la Institución que nos apoya, en cuanto a discreción y mínima participación hasta la introducción de la demanda ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, tal como lo expresan dichos acuerdos.

Teniendo siempre presente el compromiso irreversible y con la finalidad de poder incorporar la mayor cantidad  de compañeros despedidos, UNAPETROL y Gente del Petróleo dispondrán de los dispositivos para la inclusión de todos sus miembros y afiliados, así como de aquellos trabajadores despedidos que no aparecen como miembros de estas organizaciones y que así lo deseen. Aquellos miembros que no quieran participar, por la razón personal que tengan, podrán manifestar su voluntad de retirarse, con lo cual se deja claro el carácter no obligante de la participación.  

Resulta vital comprender y asimilar que esta acción se limita a lo aquí expresado y no tiene, ni tendrá un carácter político intrínseco. La misma está centrada, como ya se ha indicado, en la comprobación indiscutible de la naturaleza ilegal e ilegítima de los despidos y el reconocimiento de los haberes e indemnizaciones a que hubiere lugar para todos los compañeros de PDVSA.

Con esto no se quiere obviar que hay aristas en lo político que serán asumidas y esgrimidas, principalmente por el  gobierno, por PDVSA y, probablemente, por algunos otros sectores. Es por ello que necesariamente, el elemento político y consideraciones de ese talante aparecerán en las argumentaciones de la demanda, pero no serán el objeto de este reclamo y así está expresamente establecido en los acuerdos: No emitir declaraciones de carácter político, ni en forma individual, ni a nombre de organización alguna, por cuanto las acciones que se ejercerán son intuito persona y con el solo objetivo de reclamar nuestros derechos de manera plena.

Con estos acuerdos no se pretende limitar a nadie en su participación o interés político, ni de referir su apoyo a esta propuesta, al contrario todo lo que sume será bienvenido, pero a nombre de esta propuesta no se reconocerán declaraciones de compromiso político. El único compromiso es con el trabajador petrolero despedido injusta e ilegalmente y el reconocimiento de sus derechos. 

Ha sido una ardua labor llegar hasta esta etapa (recopilación de hechos y violaciones de derechos humanos y laborales, resumen de leyes, búsqueda de sentencias, videos y declaraciones, revisión y depuración de listados de trabajadores despedidos, entre otros), y hay un cúmulo de información que aún falta por incorporar al expediente a incoar, de acuerdo a la estrategia legal, la cual es de exclusiva responsabilidad del representante judicial dentro de los parámetros del acuerdo de representación. Esta etapa requerirá de un esfuerzo mucho mayor, el cual se hará en pro del beneficio colectivo.

Ahora bien, para apoyar la propuesta se requiere un par de actividades:

-       En primer término, los miembros de ambas organizaciones de acuerdo a los listados de inscripción forman parte de las acciones referidas. Se ha abierto un período hasta el próximo 31 de Diciembre de 2013 para incorporar a los trabajadores despedidos ilegalmente que no se encuentren inscritos y quieran adherirse a estas acciones, o aquellos que deseen verificar su inscripción, para ello favor envíe al siguiente e-mail unagente.reg@gmail.com, su número de cédula de identidad, nombre completo, filial y día de su despido en prensa u otra vía. En el caso que se haya inscrito anteriormente y no desee continuar con estas acciones, favor envíe la misma información al e-mail referido, indicando su voluntad de excluirse para proceder con su desincorporación.

-       Segundo, un aporte desde el punto de vista económico, que consistirá en un adelanto de la cuota parte correspondiente a los gastos legales, según opciones y alternativas para distintos niveles de posibilidades con el firme propósito que todo aquel que haya sido despedido de manera injusta e ilegal en el lapso 2002 – 2003 y que manifieste su deseo de estar incluido, no quede fuera. Se informará próximamente el mecanismo para realizarlo.

Será siempre justo reconocer que el trabajador petrolero despedido,  hace ya más de diez años, puso los intereses del país por encima de sus intereses personales y de carrera. También es de sumo orgullo destacar el aporte y la lucha por nuestros derechos que cada uno ha realizado, a su manera y a veces desde trincheras distintas, pero con el mismo fin. El trabajador petrolero despedido, de manera ilegal e injusta, será el gran protagonista de estas acciones cuando finalmente le sean reconocidos sus derechos.


Comments are closed.